De vuelta

“… 7 chicos …”
“… enlentecimiento muscular y carece de equilibrio …”
“… estudia en el secundario y está por recibirse …”

Está mal ?
Tengo lágrimas hasta en el ombligo.
Ya sé que no se entiende, pero mis causas están al margen.

Lo importante:
Pato, un chico con problemas, de esos que nos muestran que la ternura puede vivir en estado rampante, aunque algunos se entorpezcan tratando de comprenderlos, sin imaginar por qué les cuestan las presuntamente tan importantes actividades con que nuestras sociedades nos alejan de lo que amamos.

Se cayó. Y al dejar la bicicleta, de alejó un tiempo.

No puedo imaginar la ternura y la fuerza con que se aferraron sus padres, ante la suposición de los médicos, que negaban la posibilidad de que, en ese estafo, escuchara los cuentos, oyera al Principito, o compartiera las canciones de su padre.

Despertó sin habla. Mucho silencio. Más ternura.

En una broma, volvió a reír.

Lentamente. Claramente. Con toda la frescura, peleando las secuelas que todavía le hacen hablar con algún esfuerzo, con lentitud que muestra que, detrás, la mente está despierta, limpia, sana.

Y recuerda las voces. Las de sus padres. Y transmite lo que ya no sé nombrar y me ha transportado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: