Harto

Puedo continuar tu lista?

Estoy harto de las alarmas.
De los celulares y sus alaridos.
De sus vibraciones, también.
No me gusta que se me sacudan partes pudendas por razones inorgánicas.

De las agendas.
De las palm.
De los mp3.
Sí. Lo sé: parezco retrógrado. Es así. Soy retrógrado.
Trabajar con computadoras, es una cosa.
Convencerlas de hacer lo que quiero, otra.
Pero, que dominen mi vida, es OTRO MUNDO.

Agrego los teléfonos inalámbricos.

Extraño algunos libros.
Leer lo que sea (acepto, incluso, folletos).

Me gustan los blogs, pero prefiero sus personas.
Me molestan los mails. Algunos son interesantes, o me interesan las personas, pero el MAIL, como tal, es tan arrasador como los impuestos (y de ambos tengo laaaarga experiencia).

Adoro otras cosas. Mucho más triviales.
Las importantes, por la etiqueta que traen, ya me ponen en contra (si consiguen convencerme… es su problema)

Amo estar a solas.
Amo estar tranquilo.
Amo estar con alguien (disculpen los varones: amo otras cosas)
Adoro hablar en voz baja.
Me encantan las frases descolgadas.
Porque es un vicio imaginar a la persona.

Vuelo imaginando lo que imaginas.
Y no soy malo imaginando.

Porque es mi forma de puentear los miedos.
Cómo llegaría a tu lado?
Allí, donde estás: eres inalcanzable. Al menos, no llegarán mis manos.
Ni sé si me animaría. (Tímido? Miedoso? Escucho calmado)

Lo sé. Es fácil criticar. Tildar de cobardía.
Ya lo he escuchado:
Que hablo demasiado.
Que debo “tocar” más.

Pero: Rompería la magia. Y me importa demasiado.
Al fin (y al cabo) lo que hay es, poco más o menos, lo mismo que imaginas.
Si no puedes aceptarlo qué ilusión tendría?
Duraría un instante. La rotura de la magia
lograría despilfarrar mi inversión en tu confianza.

Entonces?

Elijo lo difícil.
Lo que hay, es lo que aceptas.
Y estás en total libertad de rechazarla.

Creo que es justo. Y hasta me es cómodo.
Sólo sufriré por no llegar a cautivarte.

Anuncios

3 comentarios to “Harto”

  1. manly Says:

    No te gustan los mails??? Eso es que nunca has recibido uno mío.

    Siempre me llamaron “la reina de los mails”
    Salu2

  2. nadaquedemostrar Says:

    …y me arrellané a tu lado y te escuché mientras continuabas una lista…

    …sonriendo a veces.
    …pensativa otras.

    Y te bifurcas y te oigo hablar de lo que amas.

    De la soledad.
    De la tranquilidad.
    De la voz baja.

    De miedos, timideces y magias.

    Y te vas tornando. Apareces.

    Y sabes cautivar (me).
    Y tu lista no difiere de lo que me gusta …(sólo en algunas cosas, afortunadamente).

    No quiero leerte entre líneas(ni puedo).

    Las entregas abiertas y hermosas.
    Sólo llevan algunos dobleces (como pequeñas trampas) hechos justo para que apetezca extenderlos y descubrir un poco más.

    …y otro poco.

  3. Eduardo (ejmv) Says:

    me endulzas…

    me endulzas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: