De hadas reales

Quedé pensando en hadas.
Le encantan a las niñas.
Jóvenes, y aún ya maduras, las hay aún en danza.
Evidentemente, algo las atrapa.

Y apunto desde la otra cara (una de ellas?) del género: por qué pierden ese deseo de magia?

O, quizás desde un ángulo más interesado, preguntaría: Qué es lo que hace que el ramo masculino tenga tantas dificultades para encontrar al hada?

Lo digo con visos de realismo: Me agrada idealizar a la mujer, a las mujeres, a una mujer, sabiéndome capaz de tolerar todos los capítulos que puedan escribirse entre una y otra aparición de sus gracias.

Y aún así, con alta tolerancia a sus ausencias, con infinita paciencia para recorrer los trances menos mágicos, no alcanza para evitar que la magia desaparezca con más frecuencia que la que permita soñar en recuperarla.

No hablo de brujas y transcorporizaciones.
Hablo de lisas y llanas desapariciones de magia.
Y de la pena que causa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: