Dos damas

Aguas afuera, donde las damas son de otros sabores,
donde alguna vez creí que mi mente, en un vuelo, cruzaba los mares,
se hallan otras damas: alguna sufriendo, con melancolía,
otras apoyando, susurrando ideas que levanten algo
de mi puntería.

Allá donde algunas palabras hermosas llamaron y oyeron,
allá donde hay ninfas sin caras ni voces que hablan a diario,
con suaves matices, la lengua que oigo y que suena a misterio,
la misma lengua que hablo, y así, tan distinta,
que escucho cantada en silenciosos vuelos.

Vuelos. Por qué lo repito? La imagen que tengo,
imagen de orilla prestada por una al hablar de mareas,
se une a la otra, de aguas y vientos en las mismas playas,
sumando sus voces, en la misma danza,
moviendo los aires para dar cabida a palabras tiernas.
En distintos tonos, las mismas cadencias,
el mismo moverse por las zonas tibias de no conocer,
y aún así sentirlas, como si a mi lado sus gestos fluyeran.

Imágenes frescas, movimiento amable,
zona de ventiscas como de tormentas.
Sin embargo, siempre avistadas, a tiempo,
dan algo que agradezco, de una paz que llega.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: